NEGLIGENCIA PROFESIONAL ABOGADO. LA PERDIDA DE OPORTUNIDAD

NEGLIGENCIA PROFESIONAL  DE ABOGADO III.- LA PÉRDIDA DE OPORTUNIDAD PARA EL CLIENTE

Uno de los principales problemas que nos encontramos en los casos de negligencia profesional y más en concreto,  en los supuestos de mala praxis de abogados, es si existe o no perdida de oportunidad para el cliente. De ello depende el derecho del cliente a solicitar una indemnización. Por muy negligente que haya sido el comportamiento del profesional, por muy evidente que haya sido el error del letrado,  por muy clamorosa que haya sido su mala praxis, si la misma no ha tenido ninguna influencia en el resultado final perjudicial para el cliente, éste no tendrá derecho a una indemnización por pérdida de oportunidad.

Esto no significa que el cliente no puede tener derecho a ser indemnizado por otros daños y perjuicios que haya padecido: condena en costas procesales, daños morales por realización de trámites inútiles, etc. Pero desde luego no por pérdida de oportunidad

ABOGADO LITIGANTE

¿Qué es la pérdida de oportunidad?

 

En términos coloquiales, la perdida de oportunidad es determinar si el caso se ha perdido o no por culpa del abogado. Como se decía anteriormente, puede que al abogado se le haya pasado un plazo, que no haya aportado al proceso una prueba importante, que  no haya seleccionado correctamente el procedimiento especifico que exigía el caso, que  haya dirigido la demanda contra las personas incorrectas o contra un tribunal que no era el competente.

Pero eso no significa necesariamente que el caso se haya perdido por su culpa, puede que el caso se hubiera perdido igualmente aunque todo se hubiera hecho correctamente como un profesional diligente.  Ya hacíamos una ligera referencia en el post https://www.perezguerreroabogados.com/la-responsabilidad-civil-del-abogado-por-negligencia-profesional/

En un sentido más técnico, la perdida de oportunidad  consiste en determinar si el logro del éxito del encargo del cliente estaba vinculado al trabajo del abogado y en qué medida. Por tanto, la perdida de oportunidad es determinar las posibilidades de éxito que tenia el encargo del cliente si la actuación profesional del letrado hubiera sido la diligente según las normas de la profesión. Debe realizarse así un juicio dentro de otro juicio  en el caso de que el trabajo encomendado fuese un proceso judicial, o un simple juicio de valor para otro tipo de encargos.  Hay por tanto que  pronosticar qué hubiera sucedido, si tuviéramos una máquina del tiempo que nos permitiera volver al pasado y corregir las cosas que se hicieron mal en su día.

 

¿En cuánto se indemniza la perdida de oportunidad?

Para que haya la posibilidad de obtener una indemnización en este concepto, es necesario que las posibilidades de éxito del caso fueran altas. Un caso con unas expectativas mínimas nunca va a entrar dentro de la órbita de la perdida de oportunidad a la hora de ser indemnizado por los tribunales. Los juzgados solo indemnizan aquella perdida de oportunidad con una probabilidad de éxito de al menos el 50 %.

Es complicado que los tribunales valoren la indemnización por pérdida de oportunidad en la totalidad del posible perjuicio sufrido por el cliente. Es decir, si un cliente hizo un encargo al abogado para reclamar 15.000 euros a una aseguradora en concepto de daños, si el caso se pierde por una mala praxis del  letrado ello no quiere decir que el perjuicio real sean los 15.000 € reclamados  en su día al seguro. Hay que valorar qué parte de esa cantidad podría haber fructificado realmente en los tribunales, y esa valoración es la realmente complicada.

Pueden existir  casos en que la valoración sea objetiva, es decir,  o es la totalidad de lo reclamado o no es nada. Pero en aquellos casos en que las valoraciones dependen de informes periciales, es muy complicado que la perdida de oportunidad se valore en el 100 % de lo que se reclamaba inicialmente. La justicia no es matemática sino que depende de las particularidades del caso concreto y de la libre valoración de la prueba que se realice por los jueces. Por ello, un caso que encargue un cliente con altas expectativas de éxito suele tener una valoración de la perdida de oportunidad de entre un 50 % y un 75%, pocas veces será de un 100%.

VALORACION ECONOMICA DAÑO

 

            ¿Qué ocurre cuando el perjuicio al cliente no es de tipo económico?

 

Puede ocurrir que el encargo del cliente al abogado no consista en una cuestión de carácter económica, como puede ser en la custodia de un hijo en un divorcio, la constitución de una tutela, la declaración de una incapacidad de un familiar, un ingreso en prisión etc. Aquí la perdida de oportunidad, en caso de mala praxis, no consiste estrictamente en un perjuicio económico. En estos casos nos encontramos ante de un daño moral que deberá ser cuantificado económicamente. Mayor dificultad tiene el criterio elegido para cuantificar económicamente el daño moral, puede acudirse por analogía al baremo de accidentes de tráfico aunque normalmente se recurre a criterios de valoración discrecional apoyados por la jurisprudencia,

baremación daños

 

Conclusiones. Dificultad a entender por el cliente

Quizás lo más difícil de entender por los clientes en los casos de mala praxis profesional, es la importancia de la pérdida de oportunidad para poder tener derecho a reclamar una indemnización por daños y perjuicios. Nos llegan muchos casos de este tipo, y pocos tienen viabilidad puesto que la mala praxis del letrado en un numero relevante de casos no tiene influencia en la derrota del pleito, es decir, el caso se hubiera perdido igual. Cuando esto ultimo ocurre hay que estudiar si el cliente fue debidamente informado de los riesgos  consecuencias, cosa que explicamos en este post https://www.perezguerreroabogados.com/negligencia-de-abogado/ para poder pedir otro tipo de daños que ya no se basarían en la perdida de oportunidad.

 

Teodoro Pérez Guerrero

Abogado Especializado en Responsabilidad civil y Seguro

 

 

Deja un comentario

Perez Guerrero Abogados te informa que los datos de carácter personal que proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Teodoro Pérez Guerrero como responsable de esta web.

La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicito es para gestionar los comentarios que realizas en este blog.

Legitimación: Consentimiento del interesado.El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no atender pueda tu solicitud.
Como usuario e interesado te informo que los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de José Antonio Vázquez Quián (proveedor de hosting de Perez Guerrero Abogados) dentro de la UE. Ver su política de privacidad.

Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info @ perezguerreroabogados.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.

Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en mi página web: www.perezguerreroabogados.com, así como consultar mi política de privacidad.